fbpx

35+ Ideas de superación personal que puedes empezar hoy mismo

Muchos de nosotros queremos trabajar en nuestra superación personal, pero nos cuesta empezar, ya que todo parece muy orientado al futuro. Cada una de las sugerencias de esta lista es algo que puedes empezar a hacer hoy mismo. Hazlas todas o elige una o dos. La superación personal no es una carrera ni una batalla, sino un viaje continuo que tenemos que explorar, así que es mejor que disfrutes del viaje.

 

Estira regularmente.

Estire en un momento regular del día para crear un hábito, ya sea durante diez minutos al levantarse, tres minutos en la pausa del café o una hora antes de acostarse para aflojar los músculos tensos. Los estiramientos son estupendos para la salud física y mental, y también para envejecer con elegancia.

Descargue WeStretch desde la App Store o Google Play, o utilícelo directamente en su navegador de escritorio para empezar a estirar de forma gratuita.

 

Leer a diario.

Tanto si prefiere leer el periódico, como si se enfrasca en una novela de fantasía o escucha atentamente un audiolibro de autoayuda, la lectura es una gran forma de desarrollo personal. Desafía tus creencias y abre tu mente a cosas nuevas, al tiempo que fortalece tu cerebro.

 

Reserva la cita que has estado posponiendo.

Independientemente de si se trata de un tipo de revisión médica o de un simple corte de pelo, te sentirás mejor contigo mismo por haber ido y tachado eso de tu lista de tareas pendientes. Una revisión médica puede salvarte la vida. Una cita estética puede aumentar tu confianza y ser un gran restablecimiento mental.

 

Escribe en un diario.

Empieza con una sola frase, como lo que has comido o algo que has visto ese día. Con el tiempo, y a medida que te sientas cómodo, escribir puede convertirse en una forma estupenda de procesar tus emociones, establecer objetivos y dar lugar a ideas que antes no tenías.

 

Una persona escribe un diario con un bolígrafo adornado junto a una taza de café.

 

Realiza al menos 150 minutos de actividad física a la semana.

Haz lo que te mueva, ya sea apuntarte a una clase de Zumba o pasar tiempo en tu jardín. Lo importante es mantener o mejorar tu calidad de vida, y el ejercicio es una forma estupenda de hacerlo.

Aunque 150 minutos pueden parecer mucho al principio, divídelos en trozos más pequeños, ya que se reducen a unos 20 minutos al día. Incluso si 20 minutos de una sola vez es demasiado, encuentra dos periodos de diez minutos para caminar, o haz un puñado de descansos de 3 minutos para estirarte a lo largo del día. Haz ejercicio de la forma que mejor te funcione.

 

Concédase un tiempo de descanso.

Sea como sea que te relajes mejor, dedícate unos minutos al día a desconectar. Tome un baño de burbujas, haga un sudoku o beba una copa de vino, cualquier cosa que le conceda un momento de paz. Tomar descansos es esencial para alcanzar el máximo potencial, por mucho que a veces parezca que no.

 

Duerme lo suficiente por la noche.

Elsueño es un tema fascinante y puede contribuir en gran medida a su superación personal. Simplemente, asegúrate de que duermes entre 7 y 9 horas de calidad cada noche, en un entorno oscuro y cómodo. Sólo esto puede aumentar la productividad, la agudeza mental y la creatividad.

 

Beba suficiente agua y manténgase hidratado.

Aunque los 8 vasos de agua son sólo una sugerencia genérica, sigue bebiendo agua a lo largo del día, para que tu piel esté suave, tu orina sea de color amarillo pálido y no sientas sed. La deshidratación puede afectar al estado de ánimo y a la claridad mental, por lo que mantener tus niveles de hidratación es esencial.

 

Limpia tu entorno.

Tanto si adoras como si aborreces la limpieza, es una forma estupenda de mejorar tu entorno y aumentar tu productividad. Al ordenar, estás eliminando pequeñas distracciones que pueden impedirte hacer tu mejor trabajo y convertirte en tu mejor yo.

Si te gusta limpiar, no hace falta que diga nada más. Si no te gusta limpiar, divídelo en pequeños pasos, como guardar sólo 5 cosas, o pon un temporizador para limpiar sólo 10 minutos. Puede que tu habitación no sea perfecta, pero estará más ordenada que antes, y puede que decidas terminar el trabajo una vez que lo hayas empezado.

 

Coma alimentos saludables.

Asegúrate de tomar tentempiés de alta calidad a lo largo del día. Mantendrán tu estado de ánimo estabilizado y tu cuerpo funcionando correctamente. (¡Puntos extra si los preparas tú mismo!)

 

Un delicioso y elegante desayuno con gofres, fruta, avena y mucho más.

 

Concéntrese en su higiene.

Lavarse las manos durante veinte segundos puede reducir el riesgo de muchas enfermedades. Poner empeño en tu rutina de higiene diaria también puede aumentar tu autoestima y hacerte sentir más seguro de ti mismo.

 

Escuchar música.

Escuchar tus canciones favoritas puede ayudarte a prepararte para cualquier tarea que vayas a emprender. Y lo que es mejor, cantar con la radio o tocar un instrumento libera endorfinas y fortalece el cerebro.

 

Deja el teléfono.

Oblígate a no mirar el teléfono o escóndelo en otra habitación durante unas horas. Cuando vayas a cogerlo, dite a ti mismo: "No, no necesito mirar mi teléfono ahora mismo" y déjalo. Esto reduce el FOMO y te ayuda a participar más plenamente en el mundo que te rodea.

 

Reflexionar sobre el pasado.

Piensa en los buenos y malos momentos, y en cómo has crecido desde entonces. Reflexiona sobre lo que has aprendido y lo que puedes necesitar para trabajar, ya sea la forma de comunicarte en situaciones, o estar orgulloso de ti mismo por los logros pasados.

 

Planificar el futuro.

¿Hay algún objetivo que quieras alcanzar? ¿Dónde te ves dentro de 1, 5 o 10 años? Si el futuro lejano te parece demasiado desalentador, prueba a mirar más de cerca, como planificar las comidas de la semana que viene o programar que saldrás a caminar mañana a las 7 de la mañana.

 

Vive el momento.

Hemos evolucionado a partir de lo que éramos en el pasado y el futuro aún no ha llegado: ¿qué vale la pena celebrar en este momento? Abraza a los que están en tu vida ahora mismo y encuentra lo bueno de cada día.

 

Una mujer está de pie, rodeada de burbujas a la luz del sol.

 

Empezar de nuevo.

Haz que hoy sea el primer día de una nueva rutina. Reorganiza tu habitación como te gusta. Encuentra una nueva afición o embárcate en una nueva y satisfactoria trayectoria profesional. Cualquier pequeño cambio de paradigma te ayudará a conseguir la vida que quieres llevar.

 

Escribe tus sentimientos.

Permítete procesar las emociones negativas escribiéndolas y luego destruyendo el papel. Esta liberación catártica simboliza la superación de estas situaciones desafiantes y puede actuar como un restablecimiento mental para empezar a sentirse de nuevo como uno mismo.

 

Acércate a alguien a quien quieras.

La vida puede ser corta, así que abraza a tus seres queridos y hazles saber lo que significan para ti. Esto puede significar enviar un mensaje de texto a tu mejor amigo, llamar a un antiguo mentor o incluso escribirle a tu abuela una carta a la antigua.

 

Reflexiona sobre por qué quieres centrarte en la superación personal.

¿Desea realmente mejorar? ¿Está dispuesto a dar los pasos necesarios? ¿Cuenta con alguien que pueda guiarle en este viaje? Si no te sientes preparado, pregúntate "¿Por qué no?

 

Medita unos momentos de paz para ti mismo.

No importa cómo medites, ni la duración de la meditación. Encuentra un método que te funcione y céntrate en respirar profundamente. Como punto de partida, inspira por la nariz contando hasta cuatro, mantén la respiración contando hasta cuatro, expulsa el aire por la boca durante cuatro, haz una pausa de cuatro y repite este ciclo para calmar el sistema nervioso simpático y activar el sistema nervioso parasimpático.

 

Una persona medita sobre un tocón en la luz dorada.

 

Permítase un capricho.

La superación personal no consiste sólo en salir continuamente de tu zona de confort, sino también en permitirte descansar y estar orgulloso de lo que has conseguido. Date un pequeño momento de capricho, ya sea un delicioso tentempié, ver un vídeo divertido o permitirte centrarte en una afición que te guste.

 

Practica decir no.

Decir no te permite hacer más. Puedes elegir qué proyectos te ayudarán en tu camino de superación personal y cuáles no. Si alguien se enfada contigo por decir que no, puede que tengas que reevaluar tus límites con ellos.

 

Cambia a una mentalidad positiva.

Lo que se enfoca crece y la forma en que ve el mundo que lo rodea dicta cómo lo percibe. Una forma estupenda de iniciar un cambio mental positivo es escribir diez cosas buenas cada día. Pueden ser tan pequeñas como disfrutar de una buena taza de té o tan grandes como reconectar con un viejo amigo en la cima de una montaña. Concéntrate en las cosas buenas que te hacen feliz.

 

Apúntate a un curso.

Virtual o presencial, de larga o corta duración, no importa el tipo de curso al que te apuntes, siempre y cuando sea algo que realmente te interese aprender. Incluso algo tan sencillo como un único vídeo gratuito de YouTube puede ayudarte en tu viaje de superación personal.

 

Tenga momentos de atención a lo largo del día.

Aunque los momentos de atención plena son similares a la meditación, son menos estructurados y a menudo son pequeños momentos de paz. Concéntrate completamente en tus sentidos mientras bebes de una taza de té caliente, o en las diferentes sensaciones que notas mientras lavas los platos. Estos momentos ayudan a ralentizar el día y a estabilizar el estado de ánimo.

 

Una hermosa tetera negra humeando en primer plano, frente a una taza de té transparente.

 

Busca la comunicación abierta con los que te rodean.

Pregunta a tus allegados si hay algo que puedas hacer para comunicarte mejor con ellos o para fortalecer vuestra relación. La precaución con esta opción es que no siempre estarás de acuerdo o te sentirás cómodo con lo que te digan. Acepta sólo los consejos de las personas en las que confías y que sabes que tienen en cuenta tus mejores intereses.

 

Empieza a ahorrar para el futuro.

Puedes empezar a ahorrar para un futuro estable hoy mismo. Habla con un asesor financiero sobre el mejor curso de acción para ti, pero incluso poner 5 dólares en una cuenta de ahorro básica es el primer paso hacia tu futuro.

 

Habla con alguien de confianza.

Al salir del estrés de una pandemia mundial, habla con alguien sobre tus preocupaciones, ya sea un psicólogo licenciado, un consejero de la iglesia o un ser querido. Esto te ayudará a sentirte menos solo y podrán ayudarte a encontrar estrategias que te ayuden a salir adelante.

 

Pasa un tiempo al aire libre.

La naturaleza y el aire fresco son increíblemente reconstituyentes para nuestra salud física y mental. Dedica unos minutos al aire libre, ya sea dando un paseo o realizando otra actividad al aire libre, o simplemente sentándote y disfrutando del paisaje.

 

Prueba algo diferente.

Salga de su zona de confort. Entabla una conversación con un desconocido o intenta cocinar una receta que no hayas probado nunca. Estas experiencias son grandes pasos para trabajar en tu superación personal.

 

Escuchar activamente a alguien.

Tómate el tiempo necesario para escuchar de verdad a alguien que habla de algo que le apasiona. Hazle más preguntas, no para demostrar tus conocimientos sobre el tema, sino para aprender algo nuevo. Probablemente también le hayas alegrado el día, ¡sólo por escuchar!

 

Dos personas hablando con un café.

 

Haz 5 preguntas.

Estas preguntas pueden ser sobre ti mismo, sobre otra persona o sobre el mundo que te rodea. La cuestión es mantener la mente abierta y hacer crecer tu curiosidad.

 

Aprender sobre una cultura, un país o una religión diferentes.

Nos asusta lo que no sabemos. Si te tomas el tiempo de hablar con alguien o de hacer una rápida búsqueda en Google, puedes abrir los ojos para aprender cosas nuevas, pero también para darte cuenta de que todos somos simplemente humanos.

 

Grábate a ti mismo.

¿Eres un artista o tienes que hablar delante de la gente? No es mala idea adquirir el hábito de grabarse a sí mismo, ya sea mediante una grabación de voz o de vídeo. Esto pondrá de manifiesto los hábitos que quizá no te hayas dado cuenta de que tienes, a la vez que pondrá de relieve todo lo bueno que estás haciendo actualmente.

 

Prepárate para un buen día con una rutina matutina.

Combina lo que te hace feliz con lo que hace que la mañana sea más efectiva. Intenta no usar el teléfono cuando te despiertes, pero quizás date cinco minutos de tranquilidad mientras bebes tu bebida matutina. Prepara tu ropa la noche anterior y dedica un poco más de tiempo a arreglarte.

 

Sabe que eres suficiente.

Tanto si hoy das un gran paso en la superación personal como si apenas eres capaz de levantarte de la cama, eres suficiente. Confía en lo que eres, y sabe que el mundo es mejor por tenerte en él, de verdad.

 

Escrito por Kayla Willsey